sábado, 10 de diciembre de 2016

Park Geun Hye y la caída de la presidenta de las desgracias y los escándalos

Momento en que el presidente de la Asamblea Nacional
anuncia el resultado de la votación del impeachment
Ayer se votó la resolución de impeachment (o juicio político) contra la Presidenta Park Geun Hye en la Asamblea Nacional, el máximo órgano parlamentario de Corea del Sur con su sistema unicameral. El resultado de la votación fue el que la inmensa mayoría de la gente, incluida la propia presidenta, nos espérabamos.

El impeachment contra Park se aprobó con 234 votos a favor, 56 votos en contra, 2 abstenciones y 7 votos no válidos. Para hacerse a la idea de la aplastante victoria del enjuiciamento político contra Park, se necesitaban dos tercios de la Asamblea Nacional para aprobar la moción, es decir, 200 votos, que se superaron con un gigantesco margen de 34 votos.
Moción de impeachment contra Park

Esto quiere decir que una cantidad de 63 legisladores de su propio partido, el Partido Saenuri, votaron a favor de enjuiciar y destituir a Park, o en su defecto se abstuvieron o votaron de forma inválida (que entre ambos suman 9 votos). Teniendo en cuenta que el Saenuri tiene en la actualidad 128 legisladores, casi la mitad de los que se creía aliados de Park le han dado la espalda.

Pero... ¿Qué ha conducido a Park Geun Hye hasta esta situación? ¿Cómo es posible que su popularidad sea la más baja de la historia de un presidente surcoreano con a duras penas un 5% de aprobación? ¿Qué consecuencias va a traer el impeachment?

Antecedentes: Park Geun Hye, la presidenta de las desgracias y los escándalos

Desde prácticamente su llegada al poder, el 25 de febrero de 2013, su presidencia estuvo marcada por sucesos desastrosos que, en principio, escapan a la culpa de Park, pero que fueron gestionados de mala manera causando el revuelo, y en algunos casos el pánico social.
Hundimiento del ferry Sewol

Por ejemplo, el 16 de abril de 2014, se hunde el ferry Sewol que cubría la ruta entre la ciudad de Incheon y la isla vacacional de Jeju, dejando un saldo de 295 muertos y 172 supervivientes. El accidente se produjo por una cadena de negligencias por parte de la empresa operadora del ferry, un exceso de carga y un mal posicionamiento de la misma, que hizo escorarse al ferry en un giro realizado para evitar un impacto.

La cifra de muertos tan elevada se debe fundamentalmente a una pésima coordinación de los servicios de salvamento marítimo surcoreanos, que llegaron muy tarde y actuaron mal en las labores de salvamento de los supervivientes que quedaban.

Una parte importante de las víctimas eran menores, escolares que viajaban a Jeju como viaje escolar.

Este accidente abrió una herida en la sociedad surcoreana que aún sigue abierta. A día de hoy todavía existe activismo exigiendo justicia y una investigación hasta las últimas consecuencias del desastre, ya que se piensa que existe una relación entre el servicio secreto NIS y la propiedad del barco.

Park Geun Hye no supo gestionar la emergencia con la altura que se espera de un líder ante unas circunstancias como estas, y dio pasos improvisados con el objetivo de calmar a la opinión pública, más que el de aportar todos los medios existentes para esclarecer el caso.

Chequeo debido al brote de MERS en Corea del Sur en 2015
Al año siguiente, en 2015, el virus MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) entra en Corea del Sur a través de un pasajero surcoreano que había visitado Oriente Medio.
Se tardaron ni más ni menos que 9 días en diagnosticar a este hombre de MERS desde que él solicitó ayuda médica. Ahí es nada.

Debido a este gran retraso, el hombre inconscientemente infectó a otras personas, y en pocos días el número de infectados creció sin parar, hasta llegar a un punto álgido de 186 casos repartidos por toda la geografía surcoreana. Un desastre sin precedentes, ya que en los países de donde es originaria esta enfermedad, los brotes no suelen afectar a más de 10 individuos. Esto puso en jaque al sistema sanitario surcoreano y su capacidad para contener enfermedades víricas raras, así como la gestión del gobierno de este tipo de emergencias que, como cualquiera puede imaginarse, dejó mucho que desear.

La amiga íntima de Park, Choi Soon Sil (izqda.), detenida
Tras este segundo gran fiasco en el que la mala gestión de Park Geun Hye salió a relucir, este año, en octubre, se destapa lo que va a ser la gota que colma el vaso.

Park Geun Hye tiene (o tenía, o quién sabe) una amiga (o más que amiga, tampoco se sabe), llamada Choi Soon Sil. Esta amiga íntima es hija del hombre que se encargó de apoyar a Park Geun Hye tras el asesinato de su padre, el Presidente Park Chung Hee, en 1979, con lo cual la relación era muy estrecha.
El padre de Choi Soon Sil era el líder de una secta, mucho ojo con las amistades de la presidenta.

Su hija, Choi Soon Sil, ha sido el apoyo de la presidenta durante años. Pero en octubre se supo que ese "apoyo" había llegado demasiado lejos. Había rozado sobrepasado lo ilegal y lo moralmente aceptable.

La Presidenta Park habría permitido a su amiga íntima Choi Soon Sil, que ni trabaja para el gobierno surcoreano ni pertenece a este, acceder a información presidencial, tales como los discursos de la presidenta, que la propia Choi llegaría a redactar o modificar, y otro tipo de información clasificada cuyo alcance exacto aun se desconoce.

Y esto es solo la punta del iceberg, pero fue más que suficiente para que el pueblo surcoreano se echara a la calle en masa a pedir la dimisión de Park y a tildarla de marioneta de Choi. Este precedente permitió abrir una investigación, que aún sigue en curso, por parte de la Fiscalía de Corea del Sur, que con gran independencia está investigando el caso.

Poco después se supo que Choi Soon Sil, quién controlaba una serie de fundaciones, en teoría, sin ánimo de lucro, estuvo aprovechándose de su amistad y cercanía con la presidenta Park para chantajear a las grandes empresas y conglomerados surcoreanos (o chaebol), para que realizaran cuantiosas donaciones a sus fundaciones a cambio de beneficios para esas empresas. Huelga decir que una parte de esas donaciones no iban a parar a las fundaciones sino al bolsillo de Choi Soon Sil y, quién sabe, si también al de la presidenta.

La Fiscalía ha llegado a declarar en varias ocasiones que Park Geun Hye estaba al tanto de las actividades criminales de Choi, y las permitía.

Durante el mes de noviembre, las investigaciones continuaron y fueron salpicando a ex-secretarios presidenciales de Park, asesores e incluso a ministerios enteros.
Lo que se creía que sería un grave pero simple caso de acceso de una persona ajena al gobierno a secretos de Presidencia y del Estado se terminaría convirtiendo en el mayor escándalo de tráfico de influencias y corrupción conocido hasta la fecha en Corea del Sur.

Con todos estos escándalos, y tras manchar el apellido Park que con tanto orgullo llevaba su difunto padre, y también el nombre del Partido Saenuri, al que le va a costar muchos años levantar cabeza de esto, no es de extrañar que la popularidad de la Presidenta Park esté por los suelos.

Cabinas de votación en papel
Las consecuencias del impeachment

La Asamblea Nacional votó a favor del impeachment, y eso tiene consecuencias automáticas. Desde el momento en que el presidente de la Asamblea Nacional confirma los resultados y los hace públicos, firmando también la moción de impeachment, la Presidenta Park queda apartada de sus funciones.

Hwang Kyo Ahn, hoy, Primer Ministro
y Presidente en funciones
Las leyes surcoreanas contemplan que, en caso de impeachment, es al Primer Ministro a quien se le ceden los poderes que le son suspendidos al presidente. Por este motivo, el Primer Ministro Hwang Kyo Ahn es desde ayer Presidente en funciones de Corea del Sur, y Park Geun Hye pasa a ser Presidenta suspendida temporalmente por el parlamento.

El proceso de impeachment en Corea del Sur no termina aquí, ya que ahora es el Tribunal Constitucional el que tiene la palabra. Y es, de hecho, la última palabra.

El Tribunal Constitucional tiene un máximo de 6 meses para investigar la existencia o no de hechos constituyentes de delito que la Presidenta Park haya cometido en el ejercicio de sus funciones. Después, dos tercios de los jueces de este tribunal, es decir, al menos 6 de los 9 que tiene, deben votar a favor de hacer efectiva la destitución absoluta y definitiva de la Presidenta Park, momento en el cual se convocarían elecciones presidenciales y sería elegido otro presidente.

Park Geun Hye, hoy, afectada
tras el impeachment
El que ríe el último, ríe mejor

Como broche final, la Presidenta Park en el año 2004, promovió y participó en un impeachment contra el entonces presidente Roh Moo Hyun. El impeachment se justificó debido a las ilegalidades cometidas por el Presidente Roh al apoyar públicamente y participar en actos de campaña a su partido político de cara a las elecciones legislativas. Los presidentes en Corea del Sur tienen prohibido por ley apoyar a ningún partido en este tipo de campañas.

El impeachment salió adelante con los votos del Hannara-dang, el precursor del actual Partido Saenuri, en el que Park era una figura clave.

Park fue vista riéndose de todas las situaciones de tensión que se generaron en la Asamblea Nacional, y con una actitud chulesca.

Ayer, ella misma fue víctima de exactamente el mismo proceso, y encima, lo perdió de una forma mucho más aplastante que Roh. El que ríe el último, ríe mejor.

video

Vídeo del impeachment al Presidente Roh en 2004 y la actitud de Park Geun Hye

No hay comentarios:

Publicar un comentario